Atención mujeres gordas: ¿dieta o bisturí?

Siguiendo con el tema del último post, queremos dedicarle hoy un artículo a aquellas mujeres que tienen un peso demasiado alto para su constitución: esto es, las llamadas obesas, o gordas, como se conocen de forma más común.

En nuestra sociedad, tener sobrepeso se ha convertido en una verdadera fuente de problemas no sólo físicos, sino también psicológicos. Los kilos de más pueden causar graves problemas a nuestra salud, desde problemas circulatorios, a diabetes, problemas de corazón, digestivos y afecciones respiratorias. Nadie duda de que estar gordo no es nada bueno para cualquier persona a nivel físico.

Pero hay otro plano en el que no siempre entramos, pero en el que nosotros, como clínica estética, sí deseamos incidir. Y es que la obesidad entraña unos traumas que podemos contraer fácilmente, pero que son muy difíciles de quitar. LLamar a las mujeres “gordas culonas“, un apelativo que incluso puede ser gracioso, no es ninguna tontería para las perjudicadas, que empiezan a ver cómo su trasero y los michelines que lo rodean dicen más de ellas que todo el resto de su personalidad junta. Y lo peor es que no entiende de edades, fijaos si no qué jovencitas son las chicas que empiezan a padecer anorexia, una lacra y una enfermedad de las que algunas no sobreviven.

Calificar de gorda a una mujer ya casi puede considerarse un insulto, aunque sea verdad, ya que el apelativo ha pasado a convertirse en alto negativo. Por eso, las maduras gorditas son un grupo de clientes que siempre abunda en nuestra clínica, sobre todo aquellas que sienten que con su dieta alimenticia no pueden resolver el problema de su obesidad. Y ese es el tema que quería tratar.

¿Es recomendable pasar por el quirófano para quitarse unos kilos de más? Hablamos desde el punto de la vista de la estética, ya que una obesidad mórbida ya pasa al ámbito de la medicina, y deben ser los médicos los que asesoren a las pacientes y calibren la necesidad o no de operarse. Pero en nuestras clínicas, tenemos una política muy clara, y es que nunca aconsejamos que el bisturí sea la mejor solución sin antes hacer un estudio completo de la persona.

Nuestras clientas no acuden a nuestra clínica por el mero hecho de ser tetonas, ya que esto quizá no les resulte un gran problema (o al menos de momento, unos senos demasiado grandes pueden traer también muchos problemas a la larga); los pechos grandes siempre están de moda, y dudo que dejen de estarlo. Quizá algún retoque, levantamiento del busto, ya sabéis, cosas así. Pero lo que no saben es que quizá, por presumir de tetazas, están dejando sin cuidado al resto de su cuerpo, que puede comenzar a sufrir de obesidad, y acabe acarreándoles un problema de salud.

Lo mejor es siempre hablar con la paciente, tener en cuenta sus datos físicos, pero también los mentales. Y si es una mujer que tiene la cabeza bien amueblada, con un ligero sobrepeso y que lleva una vida medianamente saludable, no solemos aconsejar el quirófano más allá de algún retoque, que solemos hacer con anestesia local y en poco tiempo. La razón es que estas mujeres, por lo general, pueden perder peso si cambian de hábitos de vida: se alimentan mejor, hacen ejercicio moderado, duermen las horas necesarias, dejan de consumir alcohol…, y así su físico mejorará notablemente.

Claro que también hay que tener en cuenta el factor psicológico, que como dije antes, es también primordial. Recuerdo el día que una clienta insistía en operarse porque decía tener un culo muy gordo, y yo para quitarle hierro le dije que por qué no se fijaba en las negras xxx, que tenían culazos kilométricos y los lucían sin pudor. Ella se puso colorada, y me dijo que no solía ver porno en casa, y yo, siguiendo con el tema, le aconsejé que cambiara de hábitos y empezara a verlo, que seguro le iba a venir bien.

Es sólo un ejemplo para que comprobéis que ser cirujano estético no implica meter a toda mujer u hombre que llegue al quirófano de cabeza. Ya os digo que el bisturí puede arreglar muchas cosas, aunque a veces no sea la solución definitiva; pero una actitud positiva y segura de sí misma puede hacer mucho más por combatir la obesidad que todos los bisturís, y además asegurarnos una vida saludable y feliz.

Tener clientes así merece la pena, y no otros enganchados a la mesa de cirugía, por mucho dinero que estos últimos pueda acarrear.

 

Cirugía en las actrices de cine para adultos

rubia

Las actrices porno son obviamente las mujeres que más suelen acudir a nuestras clínicas, su trabajo requiere ciertas “cualidades” ya sean naturales o artificiales y está demostrado que las tetonas o las culonas tienen más tirón en su mercado, aunque una belleza natural también tenga sus adeptos…

 

No nos cansaremos de decir que cuanto más desapercibido pase un retoque mejor, con los años el rostro cambia mucho y no es posible saber qué sucederá con la simetría de la cara de aquí a un periodo concreto de tiempo.

Las actrices porno maduras que protagonizan los videos xxx son más propensas a ponerse tetas enormes que desvirtúan a nivel estético su figura, aunque no su atractivo y a la vista está que el público masculino las valora muy pero que muy bien… Con las jovencitas es más raro que suceda esto porque en ellas no se valora tanto el tamaño, de hecho unas tetitas duras y bien puestas evidentemente tienen también gran éxito.

No queremos finalizar este artículo sin acordarnos de las mujeres con más volumen, o vulgarmente también llamadas “gordas”. Ellas también quieren sentirse guapas como cualquier mujer y en este sentido podemos asegurar que un cuerpo femenino pasa por tener curvas y sabemos de buena tinta que los hombres las prefieren con barriguita, pechos naturales, muchas caderas y culos muy grandes. Por este motivo ninguna debería sentirse acomplejada porque no hay un canon de belleza establecido, todo en el cuerpo de una mujer es bonito y siempre habrá alguien que sepa valorarlo…

¿Por qué una persona decide a una clinica de cirugía estética?

cirugia

No hay una causa concreta que pueda explicar el por qué una persona decide acudir a una clínica de cirugía estética, aunque si un denominador común y es que no están satisfechos con su imagen y quieren cambiarla aunque sea a golpe de bisturí.

Nosotros comprendemos a estas personas y admiramos su valentía, principalmente porque cambiar la naturaleza del ser humano a cualquier nivel es algo complejo y cuando alguien da el paso es porque suele estar muy seguro de si mismo.

Cabe apuntar que los que nos dedicamos a realizar este tipo de cirugía somos profesionales no solo a nivel de formación, sino también a nivel humano y no sería ético ni moral cambiar radicalmente el aspecto de una persona por una cuestión de dinero sabiendo que irá a peor y que perderá su esencia o su frescura natural.

Nosotros hacemos hincapié en informarse en varias clínicas de cirugía estética ya sea en Sevilla o en cualquier otra ciudad, leer opiniones o contactar con personas que ya han sido intervenidas para ver, por ejemplo, el antes y el después, pero no solo eso, sino para saber cómo se sienten en su nueva etapa.

Si tienes claro que puedes mejorar y nosotros te podemos ayudar, no nos queda más que animarte y desearte que una vez dado el paso no te arrepientas, no sería justo ni para ti ni para los tuyos…